Just another WordPress site

La comida tu mejor fuente de calcio

el calcio y el cuerpo

Los médicos recomiendan que se obtenga la mayor cantidad posible de tus necesidades diarias de calcio y aunque hay pastillas, aquí te muestro de que otras fuentes puedes conseguirlo.

Los médicos recomiendan que se obtenga la mayor cantidad posible de tus necesidades diarias de calcio de los alimentos y usar solo suplementos de dosis bajas para compensar cualquier déficit. Tu cuerpo puede absorber mejor el calcio de los alimentos que los suplementos.

De hecho, los estudios muestran que aunque las personas que toman suplementos de calcio tienen una ingesta promedio más alta, quienes obtienen el calcio de los alimentos tienen huesos más fuertes.

Además, el uso de suplementos de calcio en altas dosis puede aumentar tu riesgo de cálculos renales y enfermedades del corazón.

Buenas fuentes alimenticias de calcio

Buenas fuentes de calcio incluyen productos lácteos, vegetales de hojas verdes, ciertos pescados, avena y otros granos, tofu, repollo, calabaza de verano, judías verdes, ajo, vegetales marinos y alimentos fortificados con calcio, como cereales y jugo de naranja.

Si no sabes cuáles son las mejores fuentes de calcio en tu caso concreto de salud, tendrás que hablar con tu médico o un nutricionista para que te ayude a confeccionar una dieta que se adapte a tus necesidades diarias.

Calcio y lácteos enteros: los pros y los contras

Si bien la leche y otros productos lácteos contienen mucho calcio en una forma altamente absorbible, puede haber algunas desventajas potenciales que es necesario conocer.

Muchas organizaciones de salud recomiendan que se limite el consumo de grasas saturadas y se elijan productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, aunque un creciente número de investigaciones muestra que comer productos lácteos con leche entera está relacionado con menos grasa corporal y niveles más bajos de obesidad.

Los productos lácteos bajos en grasa y sin grasa también tienden a contener una gran cantidad de azúcar oculta para compensar la pérdida de sabor, que puede ser mucho más perjudicial para tu salud y peso que la grasa saturada que reemplazas.

beneficios del calcio

Consejos para aumentar tu consumo de calcio

Para aumentar tu ingesta diaria, intenta incluir alimentos ricos en calcio en varias comidas o tentempiés.

A continuación vamos a darte algunos consejos para que puedas aumentar tu consumo de calcio y que sea beneficioso para tu salud, ¡notarás que tu salud mejora mucho y que tus huesos están más fuertes!

Cómo añadir más calcio de los lácteos a tu dieta

Con estos consejos podrás añadir más calcio de los lácteos en tu dieta:

Usa leche en lugar de agua cuando prepares avena u otros cereales calientes para el desayuno, o incluso con infusiones no cítricas.

Sustituye la leche por parte del líquido en sopas como tomate, calabaza, calabaza, curry, etc.

Sé creativo con el yogurt natural. Úsalo para hacer un aderezo o hazlo con patatas en lugar de crema agria.

Añade leche o yogurt a un batido de frutas. Incluso puedes congelar batidos mezclados para polos.

Disfruta del queso como postre o como tentempié. Prueba el queso cheddar, la mozzarella, el gouda, el jack, el parmesano, el gouda, el havarti o un tipo de queso que nunca hayas probado antes.

Si en dado caso lo que consumas te hace tener algún reflujo estomacal será mejor que tengas en casa unas buenas pastillas como riopan precio te ayudarán con tu malestar que puede ser provocado por algún alimento que hayas ingerido.

Cómo obtener el calcio de fuentes no lácteas

Además de los lácteos hay otras fuentes de las que puedes obtener el calcio para tu dieta. Hay personas que no les gusta tomar lácteos, por lo que esta lista te vendrá de perlas.

Las verduras se pueden añadir fácilmente a sopas, guisos o papas fritas.  Opta por la col rizada, la col rizada, el nabo, el diente de león, la mostaza, la remolacha, el brócoli y el repollo. Dale sabor a estos y otros platos con ajo, albahaca, tomillo, orégano y romero para añadir más nutrientes.

Come ensaladas de hojas verde oscuro en tus comidas. Prueba los corazones de lechuga romana, la rúcula, la lechuga de mantequilla, el mesclun, el berro o la lechuga de hoja roja (evite la lechuga iceberg ya que tiene muy poco valor nutritivo).

Añade porciones adicionales de verduras a tus comidas, es decir, espárragos, guisantes verdes frescos, brócoli, repollo..,

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *