Just another WordPress site

La piel del bebé, ¿Sabias esto?

tips para la piel del bebé

¿Cuidas de tu rostro? También cuida la de tu pequeño. La piel del bebé tiene una serie de características que la hacen diferente a la de los adultos. La misma está por formar y requiere de tiempo, antes de madurar y formarse por completo.

Se trata de una piel bastante delicada y suave que requiere de cuidados constantes por parte de los padres, ya que de lo contrario puede sufrir una serie de daños de diferente gravedad. En el siguiente artículo te hablamos mucho más de las características de la piel en los recién nacidos.

LA PIEL DEL RECIÉN NACIDO

En el momento de nacer, el pequeño tiene su piel recubierta de una sustancia llamada vérnix caseosa. Dicha sustancia tiene la función de proteger la piel dentro del útero. La sustancia va a desaparecer en el momento en el que las enfermeras limpian al pequeño.

Durante los primeros momentos de vida, la piel del pequeño está muy arrugada debido a que la misma ha estado en contacto con el líquido amniótico durante 9 meses.

Al no recibir la luz del sol, la piel tiene un color rojizo y oscuro. Con el paso de los días, es también normal que la piel se vuelva bastante reseca y comiencen a salirse un poco de escamas. En tales casos la hidratación de la misma es bastante importante.

Otra de las características de la piel en los bebés es el lanugo. Se trata de un vello bastante fino que suele recubrir parte de la frente, de la espalda o de las mejillas. Lo que sí debe quedar claro es que la dermis del bebé es mucho más delgada que la de los adultos.

Aparte de ello, la piel del recién nacido es mucho más permeable que en el caso de los adultos, por lo que hay ciertos agentes externos que pueden dañar la propia piel del pequeño.
De ahí que sea labor de los padres el tener mucho cuidado con la piel de su hijo y protegerla de agentes que puedan llegar a dañarla seriamente.

piel del bebé

PROBLEMAS QUE SE PRODUCEN EN LA PIEL DEL RECIÉN NACIDO

Durante los primeros meses de vida, es normal que la piel del pequeño sufra una descamación importante. Es importante el aplicar algún tipo de crema hidratante específico para el pequeño.

Si la piel de pequeño se vuelve amarilla es posible que se deba a la ictericia. Dicho problema de la piel se debe a que el cuerpo no ha sido capaz de eliminar por completo la bilirrubina. Lo normal es que dicho color desaparezca con el paso de los días.

Es normal que muchos bebés tengan en la zona del rostro una serie de pequeños granos blancos. Se trata de quistes de grasa que desaparecen con el paso de los meses.

Otras de las alteraciones más habituales que suelen sufrir la piel de los pequeños es la de los angiomas. Se trata de unas manchas de color rojo que suelen desaparecer al cabo de los 6 meses más o menos. Estos angiomas se producen al dilatarse más de la cuenta vasos capilares que se encuentran en la zona del rostro.

En definitiva, como has podido comprobar la piel de un recién nacido no tiene nada que ver con la de un adulto.
Al ser mucho más sensible y delicada sufre una serie de problemas que los padres deben tratar. La mayoría de las alteraciones o de las afecciones de la piel, suelen desaparecer con el paso del tiempo por lo que los padres no deben preocuparse en exceso.

Si con el paso del tiempo, dichas alteraciones no terminan por desaparecer y van a peor, siempre es bueno el acudir al pediatra para que le pueda echar un vistazo a la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *